• Inicio
  • Blog
  • ¿Cuáles son los tipos de sistemas solares? – editorial greenenergy®

¿Cuáles son los tipos de sistemas solares? – editorial greenenergy®

Existen dos tipos de sistemas fotovoltaicos que instala greenenergy:

Sistema fotovoltaico interconectado a la Red

Se trata de un sistema de generación interconectado y sincronizado con la red eléctrica pública de tal manera que el usuario consume directamente de los paneles solares la mayoría de la energía producida de forma directa, pero al estar interconectado con la red el usuario también tiene la posibilidad de complementar su generación con energía extraída de la red pública para suplir la totalidad de su demanda energética. El cliente (o consumidor) se convierte entonces en productor de energía solar y si en algún momento del día su sistema solar está generando más energía de que se está consumiendo, ésta se exporta a la red pública y se almacena. Por ejemplo, si tengo energía solar en mi hogar pero estoy todo el día trabajando y no estoy en la casa, entonces la energía que no se está usando se exporta a la red y luego la puedo usar durante las horas de la noche cuando llego a la casa. Extraer esa energía de la red pública tiene un costo (25% de la tarifa regular). Para lograr esto se necesita un medidor de dos vías para medir la energía que se exporta y la que se consume. Cuando llega el corte del mes (o la factura eléctrica) se hace la Medición Neta Sencilla y de esta forma el cliente paga a la red pública lo que le corresponde. Este tipo de sistema no requiere del uso de baterías para almacenar la energía, ya que la energía residual se inyecta a la red eléctrica pública. Esto lo hace que sea una solución más económica y de menos mantenimiento. Se recomienda para usuarios que cuentan con acceso a la red eléctrica pública y principalmente en zonas urbanas.

Sistema fotovoltaico independiente (off grid)

Se caracteriza por el uso de baterías. El consumidor utilizará la energía que produzca a través de los paneles solares en un 100%, sin estar conectado a la red pública y utilizará las baterías como elemento de almacenamiento y gestión. Este tipo de sistemas proporcionan autosuficiencia energética, ya que no dependen de un externo (la red eléctrica) para funcionar, lo que convierte a sus usuarios en pequeñas “islas energéticas”. Se recomienda su uso en sitios alejados donde el acceso a la red eléctrica sea nulo o muy costoso debido a las inversiones necesarias para llevar hasta los sitios el tendido eléctrico. Un usuario Off Grid debe saber que está sujeto a una cantidad de energía. Las baterías son el intermediario entre la generación y el uso que permite establecer una reserva de energía para contingencias, fallas ocasionales o bajonazos inesperados en la generación. Por lo tanto, para cubrir el consumo, debe existir un buen diseño y un buen uso de la energía almacenada por parte del usuario off-grid. Esta es la solución por excelencia para aquellos usuarios que busquen la independencia energética.   

Es un sistema automatizado el cual se programa de forma tal que la energía almacenada en las baterías se usan, por ejemplo, únicamente para cubrir la demanda durante apagones (funcionando como una planta energética) o bien para descargar la energía de la batería en los momentos de mayor consumo para disminuir el consumo de la red o los picos de demanda. Viéndolo como una cadena, el usuario utilizará primero la generación solar, luego la batería y por último la red de ser necesario.